“My Queen Karo” ¿Amor libre sí o no?

My Queen KaroAmor libre. Compartirlo todo con todos. Relaciones abiertas. No comprometernos. Vivir sin ataduras… Un precepto que parece ideal en la teoría pero que se complica en la práctica. La película “My Queen Karo” (2009) aborda este tema desde la mirada inocente de una niña que vive con sus padres en una comuna hippie en el Ámsterdam de los años 70.

La pequeña Karo vive rodeada de intensos ideales políticos. Su padre es un artista anticapitalista que se niega a pagar el alquiler y cuyo lema principal es que todo debe ser compartido. A sus diez años, Karo contempla, con la naturalidad en la que ha sido educada, las relaciones sexuales que mantienen junto a ella todos los miembros de la comuna. A pesar de vivir al borde de la ley, llevan una vida más o menos tranquila y sin preocupaciones.

Pero todo se complica cuando el padre de Karo lleva a vivir con ellos a otra mujer. Entonces, la niña se verá dividida entre el dolor que siente su madre y la lealtad a los ideales de su padre. Karo parece empezar a darse cuenta de que necesita un cierto orden familiar y de que el modo de vida al que estaba acostumbrada no es tan fácil de llevar. Pero al mismo tiempo, en muchas ocasiones, sus propios impulsos la llevan a actuar de la misma forma que lo hace su padre.

“My Queen Karo” está narrada en su totalidad desde la perspectiva de la niña. Una niña que se esconde de la realidad y de los adultos que la rodean haciendo uso de unas gafas de buceo. Y cuando no lleva las gafas, Karo se esconde en sí misma. Se columpia con rabia o le habla a su mascota, un puercoespín. Son muchas las escenas en las que Karo descarga su rabia contra su padre intentando pegarle mientras permanece callada. Una rabia con la que también se enfrenta a su madre cuando ésta prohíbe que Karo vaya a defender a su padre de los palos de la policía.

A pesar de la dureza de muchas escenas, la película no juzga a sus personajes ni a sus ideales, sino que se limita a mostrarnos cómo los ve la niña. Hay muchos planos en los que Karo permanece sola, aislada, aunque viva rodeada de gente. Sin embargo, cuando su madre construye una habitación para las dos dentro de la casa, Karo decide quedarse en la zona común con todos los demás. De nuevo, sus sentimientos se ponen en contradicción con la forma de vida en que ha sido educada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s