“Una semana nada más” en el Teatro Maravillas

Una semana nada más 2¿Quieres dejar a tu pareja y no sabes cómo hacerlo? ¿Te falta valor para decirle que has pasado de quererla a soñar noche tras noche que es atropellada por un camión? ¡Pues prueba a llevarla al teatro! “Una semana nada más” es la obra perfecta.

Pablo (Antonio Hortelano) lleva cuatro meses viviendo con su novia, Sofía (María Castro), a la que no puede soportar ni un minuto más. “La cabeza por allí, un brazo por allá…” Así deja a Sofía todas las noches el camión que la atropella en los sueños de Pablo. Pero al día siguiente el chico se despierta y ella siempre sigue allí.

Sin darse cuenta, será Sofía quien le dé la clave para deshacerse de ella: “En una casa tres son multitud y siempre hay uno que se acaba yendo”. Y así es como Pablo decide convencer a su amigo Martín (César Camino) de que se vaya a vivir con ellos. ¿Qué puede haber peor que un invitado non grato invadiendo nuestro espacio?  Tienen una semana (nada más) para conseguir que Sofía se vaya de casa.

Pero Martín no resulta ser un incordio para Sofía. Levanta la tapa para hacer pis, lo tiene todo limpio, les prepara la cena e incluso le consigue un trabajo a ella. A medida que van pasando los días, se irán sucediendo un sinfín de situaciones inesperadas.

Las perfectas interpretaciones de los tres actores se ven respaldadas por un texto desternillante, fresco y con el punto justo de acidez. La genial pareja formada sobre el escenario por Antonio Hortelano y César Camino repite tras el éxito que cosecharon con “Burundanga”. Precisamente  su director es el mismo: Gabriel Olivares, otra apuesta segura. El autor, Clément Michel, es también responsable del texto de “La Caja”.

Una semana nada más 1Después de conocer estos nombres, mi única duda cuando me acerqué al teatro era ver a María Castro en un papel cómico, un registro muy diferente al que protagonizó en sus anteriores obras: “La Ratonera” y “Crimen perfecto”. Pero la actriz no decepciona en absoluto y consigue arrancar al público las mismas risas que sus compañeros. Está divertida, entregada y locuaz.

Los tres son en esta comedia unos todoterreno sobre el escenario. Las acciones transcurren a velocidad de vértigo y ellos no paran quietos ni un segundo (no pude evitar pensar que deberían acabar agotados después de cada función). De este modo consiguen que el espectador no se distraiga ni un momento de la acción.  Toda nuestra atención está puesta en la obra durante su hora y veinte minutos de duración. Los asistentes también acabarán exhaustos… pero de reír.

Precisamente el tiempo tiene un papel muy importante en la obra, y también en la escenografía, que además de resultar idónea nos ayuda a recordar en qué día de la semana estamos. Decoración e iluminación transmiten a la obra un aire encantador que se adecúa a los personajes e incorpora, además, un valor funcional.

Un texto brillante, un director que nunca falla y tres actores que se dejan la piel en el escenario. Una combinación perfecta de humor asegurado. No te pierdas “Una semana nada más” en el Teatro Maravillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s