Niños futbolistas

niños futbolistasPara muchos el fútbol es una religión. Y si lo es en España, mucho más en América Latina. Allí miles de niños entrenan a diario en canchas de tierra con un único objetivo: fichar por un equipo europeo. Su sueño es vestir la camiseta del Real Madrid o del Fútbol Club Barcelona. Aunque, a decir verdad, el club azulgrana es la gran obsesión.

Juan Pablo Meneses recorrió Latinoamérica en busca de un niño que pudiera vender en algún equipo de fútbol de Europa. Y esa búsqueda está relatada en “Niños futbolistas”, un libro en el que el autor se entrevista con representantes, abogados, agentes, dueños de escuelas futbolísticas, especialistas en el reglamento de la FIFA, periodistas que ejercen de cazatalentos, entrenadores, managers, posibles compradores, padres e hijos. Incluso Guillermo Coppola, representante de Maradona, le abre las puertas de su casa. Viajes, declaraciones y experiencias con las que Meneses desentraña la cara oculta del mercado futbolístico.

No es la primera vez que Juan Pablo Meneses fusiona los billetes con la escritura. Su fórmula, que él mismo denomina “periodismo cash”, se basa en comprar con dinero al protagonista del libro para dar forma a la trama. Así lo hizo también cuando escribió “La vida de una vaca”.

Pero esta vez el autor tenía que comprar un niño, no una vaca. Un niño que sueña con ser el nuevo Leo Messi y con ganar dinero para comprar comida y muebles a su familia. Meneses lleva a cabo un fantástico trabajo periodístico en el que tendrá que lidiar entre el mercado de consumo y los sentimientos de muchas familias.

En “Niños futbolistas” quedan reflejadas las presiones que muchos padres ejercen sobre sus hijos para empujarlos al triunfo. Aunque, como dice el autor, los reproches hacia estos padres son extensibles a cualquier padre que deja de hablar a su hijo si suspende un examen. La diferencia –dice– radica en que los padres de los niños futbolistas se hacen ricos más pronto.  En el libro aconsejan a Meneses que, si quiere que su niño futbolista triunfe, éste debe tener cuidado con tres cosas: la droga, las novias y los estudios.

¿Y qué sucede con esa mayoría de niños que no consiguen llegar a la meta? Los niños futbolistas tuvieron su primer reality show en el 2002 en Buenos Aires. El objetivo del programa, que se emitía en directo por el Canal 13, era seleccionar al chico más prometedor y convertirlo en una estrella del Real Madrid. Hubo más de 12.000 candidatos.

El niño ganador se llamaba Aimar Centeno. Al finalizar el reality, le esperaban un cheque, un coche y un billete hacia Madrid. Allí lo recibieron Ronaldo y Emilio Butragueño. Hizo entrevistas en varios medios, como en Telemadrid, donde había otro niño desconocido llamado el Niño Torres al que regaló una camiseta. Tras unas semanas entrenando como lesionado en el Real Madrid, Aimar volvió a su país. Ahora tiene un hijo y trabaja vendiendo gaseosas para poder mantenerlo.

Esta es solo una de las muchas anécdotas que aparecen en este libro. Un relato que sorprenderá tantos a los amantes del fútbol como a los que, como yo, no tienen mucho interés en el mismo. Mucha información, datos y entrevistas narrados con un estilo sencillo y ameno que engancha desde la primera página.

Entrevista a Juan Pablo Meneses

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s