Estudiamos periodismo pero no leemos los periódicos

Con el inicio del verano, varios amigos y compañeros de la carrera de Periodismo han entrado como becarios en muy distintos medios de comunicación. Además de hacerles una entrevista y, si se trataba de la radio, una prueba de locución, muchos de ellos tuvieron que pasar por un test de actualidad: preguntas sobre la prima de riesgo, los torneos ganados por Rafael Nadal o el conflicto sirio. Temas con los que alguien que entra en una redacción debe estar familiarizado.

Si en algo coincidieron todos mis compañeros es que en dicho test no contestaron bien a prácticamente nada, ya que el tema de muchas de las preguntas ni les sonaba. Sin embargo, todos lograron su objetivo: entrar a trabajar en el medio en cuestión. Esto me hace pensar que seguramente el resto de candidatos estaban aún más verdes que ellos. O que en este aspecto los medios no son muy exigentes…

¿El problema? Que no leemos. Estudiamos Periodismo, soñamos con escribir algún día en un periódico y, sin embargo, no leemos esos periódicos. No tiene ningún sentido, lo sé, pero es así. Me atrevería a decir que entre todos los estudiantes de mi curso apenas un 20% lee la prensa. (Si alguno de ellos está leyendo esto seguramente me conteste que como estudiamos el Doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual hay mucha gente que “tira” más por lo segundo y por eso no leen… no me vale como excusa).

La cuestión es que creo que cada día nos cuesta más sentarnos delante de un texto de una extensión considerable y concentrarnos en él. Y si se trata de un tema un poco arduo, como puede ser la economía o un conflicto internacional con el que no estemos muy familiarizados, más aún.

En la Universidad ya nos han dicho muchas veces eso de que “no leemos”. Algunos profesores le echan la culpa a la sociedad del fragmento, de lo rápido: los videos de YouTube o la cultura de los 140 caracteres. Es posible que nos estemos acostumbrando a lo fácil, lo breve, pero creo que paradójicamente esto también ayuda a que queramos informarnos más. Por ejemplo, durante las elecciones en Grecia yo no paraba de leer tweets sobre la repercusión que el resultado podría tener posteriormente en España. Leía unas y otras opiniones sin atreverme a comentar porque tenía la sensación de que había muchos datos que se me escapaban. Por culpa de Twitter “me picó el gusanillo” y empecé a leer muchos artículos y a empaparme de todo ello. Es sólo un ejemplo, me ha ocurrido muchas más veces con otros temas.

¿Cómo solucionamos esto? ¿Ponemos exámenes semanales de actualidad en las Universidades como los que hacen para acceder a un puesto de becario? ¿Es algo que el estudiante tiene que traer leído y sabido de casa? ¿No sería más útil para el futuro profesional impartir clases de análisis y redacción de temas de actualidad que dar Historia del Periodismo? En fin, sigo haciéndome preguntas. Si alguien tiene alguna respuesta, bienvenida será. Mientras tanto, voy a leer el periódico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s