El periodismo trending topic y la originalidad de sus titulares en los diarios

Que Twitter ha aportado muchas cosas al periodismo es algo que ya se ha dicho una y otra vez. Y lo comprobamos por nosotros mismos cada vez que un tuit (o tweet, como más os guste) revoluciona la red. ¿He dicho “revoluciona”? Sí. Aunque también podría haber dicho “incendia”.

Una de las grandes potencialidades de Twitter es que actúa como un termómetro indicando cuales son los temas de los que más se está hablando en un momento determinado. Un análisis muy útil pero que, en mi opinión, está generando más expectación de la que merece. Me refiero sobre todo a la posterior repercusión que tiene en los medios de comunicación convencionales todo aquello de lo que se habla en Twitter.

Un buen tuitero tiene que estar preparado para hablar y opinar sobre cualquier cosa, ya sea del último comentario de Gallardón o de los protagonistas de “Quién quiere casarse con mi hijo” (los de los #tróspidos, sí). No importa el tema en cuestión. Al final se acaba conversando con unos y otros como si estuviéramos en la cafetería de debajo de casa. Y yo me pregunto, ¿los temas de los que hablamos con los amigos en una cafetería son noticia?

Es evidente que Twitter ­–como otras redes sociales o como los blogs­– supone una gran plataforma de expresión de la opinión pública. Que ahora todos podemos escribir, opinar y dejar constancia de cuáles son los temas que más nos preocupan. Y está bien que los medios cumplan su función con la sociedad hablando de los temas que se supone nos importan. Pero, ¿dónde está el límite entre publicar algo que ha tenido repercusión en la red y limitarse a rellenar espacio con el “periodismo trending topic”? Y todo esto dejando de lado que la tasa de penetración de Twitter en España no hace posible que aceptemos que los temas de los que hablan los tuiteros son los que interesan a toda la sociedad.

Cada vez que algún famoso mete la pata en Twitter o que a los usuarios les da por escribir tuits sobre algo concreto, ya podemos imaginarnos al periodista de cualquier redacción escribiendo la notita de turno: “Los 140 caracteres que incendiaron la red”, en sus múltiples (o no) variaciones. Una manera muy fácil y rápida de conseguir visitas y rellenar huecos en el diario. Y lo mejor de todo, es la falta de originalidad a la hora de hacerlo.

Aquí algunos ejemplos con la expresión “incendiar la red”, aunque lo de “revolucionar la red” también se lleva mucho últimamente.

Haz clic en cada una para ver la noticia original:

El País. 11.11.11

 

ABC. 02.02.11

 

Ideal.es 27.03.12

 

ElPlural.com 15.03.12

 

La Voz Libre. 29.12.12

 

 

Qué! 28.03.12

 

Informativos Telecinco. 06.03.12

Informativos Telecinco. 06.03.12

 

Noticias.com 12.03.12

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s