Hijos de los Hombres: elementos fílmicos

Children of Men, Alfonso Cuarón, 2006.

Los encuadres y el montaje de la película que analizamos tienen en ocasiones algunas características peculiares que merece la pena observar con mayor detenimiento. En primer lugar, cabe señalar que la duración de los planos se ve afectada por la introducción de varios planos-secuencia, los cuales, claro está, son más largos que el resto. Los PLANOS restantes son bastante uniformes en cuanto a su duración.

El ángulo suele mantenerse recto durante toda la película, sin embargo, tienen lugar varios picados, normalmente para mostrar algún elemento importante del atrezzo. Es el caso del momento en que Theo se pone las sandalias que llevará durante gran parte de su difícil camino en la película; también se recurre a este plano cuando se nos muestra el anuncio del perro desaparecido en la barra de un bar junto a unas cervezas. La primera imagen nada más empezar la película también es un picado de un grupo de personas observando con expectación en la televisión de un bar la noticia sobre la muerte de la persona más joven del planeta. En cuanto al nivel, no aparecen planos oblicuos a lo largo del film, al menos no de forma representativa. La altura del plano sí es una característica empleada en algunos momentos importantes. Por ejemplo, cuando Kee se quita el vestido para mostrarle a Theo que está embarazada, la cámara se sitúa a la altura de los ojos de ella, después se hace un plano medio, y a continuación también se sitúa la cámara enfocando su espalda y la mirada expectante de Theo. Todo ello para jugar con el espectador. Para tardar un poco más en mostrar algo importante y resaltar aún más ese momento. Para mantener nuestra atención. También es importante la altura en el plano en el que un integrante de Los Peces va a matar a Theo, Marisca y otro personaje. En ese momento la cámara se pone a la altura de las víctimas, que están agachadas en el suelo (Figura 5). Con la distancia del plano se juega cuando los personajes quieren sincerarse, contar lo que les ha pasado. Pongamos dos ejemplos. Cuando Kee le cuenta  a Theo la historia sobre su embarazo, sobre cómo lo descubrió, que decisiones tomó o  como la afectó, el relato de su historia comienza con un plano general del salón en el que se encuentran. Pero a medida que Kee se va sincerando, ese plano se reduce a un plano medio y después a un primer plano. Lo mismo ocurre en el caso de Miriam cuando cuenta su propia historia en el colegio abandonado: plano general, plano medio y primer plano. Por último cabe hablar de la posición o focalización. Hay un momento especialmente curioso que no se puede pasar por alto. Durante el plano-secuencia del final, cuando Theo busca desesperado a Kee en el más que caótico campo de refugiados en el que están teniendo lugar disparos que no cesan, hay un momento en el que la cámara se mancha con unas gotas de sangre. Sin duda es una forma original de hacer que el espectador se sienta dentro de la acción (Figura 6).

Figura 5

Figura 6

En cuanto al MONTAJE o la relación entre estos planos, las transiciones entre ellos son siempre al corte, no se utilizan fundidos ni cortinillas ni cualquier otro elemento más poético. La utilización de elipsis surge de modo natural para eliminar aquello que no es relevante o que se da por supuesto, pero en ningún momento con una función más expresiva. En cuanto a la relación entre planos, de nuevo podemos destacar algunas peculiaridades.

Sobre las relaciones espaciales destaca una en particular. Como ya se ha dicho, a lo largo de la película existe una clara contraposición entre una ciudad ambientada en torno a una extraña modernidad en la que la gente vive angustiada por la contaminación, los problemas de fertilidad y la inmigración, y, por otro lado, la naturaleza, el hábitat natural en el que vive Jasper, el personaje más feliz, más despreocupado. En varias ocasiones  se confrontan planos de uno y otro escenario para apreciar mejor la diferencia entre ellos.

Respecto a las relaciones temporales, no tienen lugar ni flashbacks ni flashforward, ya que existe un predominio absoluto de la linealidad. Tampoco cabe señalar ninguna alteración especial respeto a la frecuencia o la duración.

Las relaciones gráficas más significativas de esta película siempre interaccionan mediante la diferencia o contraposición de las cualidades pictóricas de dos planos, y no mediante la similitud. Por ejemplo, cuando Theo y Jasper van en el coche, pasa a su lado un camión repleto de inmigrantes. Los planos se van alternando comparando a los dos personajes con los llamados fugis. También es llamativo el momento en que Theo y Julian conversan rodeados de papeles de periódicos durante su secuestro express. Tiene lugar una conversación plano-contraplano en la que llama la atención el encuadre de ambos personajes: Theo a la derecha con todos los periódicos a nuestra izquierda (Figura 7) y Julian a la izquierda con todos los periódicos a nuestra derecha (Figura 8). También se relacionan planos en base a la distancia. Por ejemplo, cuando Theo discute con Los Peces en el salón de la granja, se plantea el conflicto alternando un plano general de todos ellos sentados a la mesa con un plano medio de Theo de pié en una esquina. Sólo vemos a Theo y  Los Peces juntos en el plano de situación.

Figura 7

Figura 8

En cuanto a las relaciones rítmicas, como ya se ha dicho anteriormente, el acento se caracterizaría por la utilización de unos planos más largos que pretenden acercar al espectador a la acción: los planos-secuencia. Sobre el tempo podemos resaltar los planos de la escena en la que huyen de la granja de Los Peces en un coche. El coche al principio no arranca, luego se vuelve a parar, luego se mete en el barro… y todo ello mientras los terroristas les persiguen. Estos planos parecen estar algo ralentizados respecto a la acción principal, posiblemente para crear una mayor tensión en el espectador.

Sobre los MOVIMIENTOS DE CÁMARA se distingue uno en particular, que es el utilizado durante la casi totalidad de la película: la cámara en mano. Este recurso otorga a la película una apariencia de documental: un cámara que va siguiendo a Theo allá a donde va y que al mismo tiempo nos muestra todo lo que sucede a su alrededor. El protagonista siempre está en escena, pero hay veces que la cámara deja de enfocarle para mostrarnos algo curioso que sucede mientras Theo camina: cómo la gente pone flores al joven que acaba de morir, detalles de la ciudad, del colegio, una madre llorando la pérdida de su hijo en el campo de refugiados… pero siempre mostrándonos algo que sabemos que Theo ha visto de antemano. La cámara en mano provoca una cierta sensación de inestabilidad, pero también aporta un gran realismo y mucha libertad: la cámara mira a donde mira Theo, por lo que va haciendo picados y contrapicados a medida que avanza la acción. Un ejemplo de ello, aunque hay muchos en toda la película, es cuando Theo mira hacia las copas de los altos árboles junto a la casa de Jasper y la cámara sigue su mirada. Se hace un contrapicado que no tiene mayor significación que la de seguir la mirada del protagonista. Estos movimientos se llevan a cabo mucho más rápido en el plano-secuencia del final, donde Theo va prácticamente siempre corriendo y la acción es más rápida. De nuevo la excepción es la última escena de la película, donde quizá, la dificultad de rodar en el agua hizo que no se recurriera a la cámara en mano.

Por último, destacaremos el papel de la BANDA SONORA, muy representativa a lo largo de toda la película. Antes de que comience la primera escena, con la pantalla aún en negro, escuchamos lo que suponemos son las noticias de la radio o la televisión: “el mundo ha quedado conmocionado por la muerte de Diego Ricardo, la persona más joven del planeta”.  Después de esta última frase, comienza a desarrollarse la acción, y vemos la pantalla de la televisión que mantiene expectantes a muchas personas en un bar. Al igual que antes se explicaba la importancia de anuncios en pantallas gigantes en los edificios y las calles, también colaboran a la explicación de los hechos que acontecen en el mundo sonidos diegéticos provenientes de televisiones o radios. En esta misma escena principal, estalla una bomba, y escuchamos un pitido, el pitido que oye el protagonista dentro de sus oídos. Es una forma de identificarnos con el protagonista desde el principio. Vemos lo que él ve gracias a la cámara en mano, y ahora también oímos lo que él oye. Este sonido sirve como transición a la escena siguiente, ya que permanece durante largo rato. El pitido volverá a aparecer en el plano-secuencia del final, donde vuelven a tener lugar más bombas y disparos que provocan ese mismo efecto.

Las canciones que aparecen también son muy significativas. Fragments of a Prayer es un tema que se compuso para la película. Suena algo apocalíptica, pero al mismo tiempo es una melodía lenta y nostálgica que conmociona y que se identifica rápidamente con los problemas que abarca la película. Este tema se utiliza para las escenas más importantes, ya sean las del milagro del embarazo y el rescate o las de caos y muerte; aunque generalmente, para estas últimas escenas, se utiliza también el tema  Threnody Victims Hiroshima, también muy identificable con las imágenes que aparecen sobre el horror y la muerte.

El contrapunto a estas canciones son las que aparecen ligadas al personaje de Jasper, quien tiene su propia banda sonora basada en temas mucho más alegres o divertidos, de los 60’s y los 70’s, que suenan cuando él aparece en escena: The Rolling Stones, The Beatles, Joe South, etc. Especialmente importante es el tema Ruby Tuesday, de The Rolling Stones, que aparece ligado a su mujer enferma. La canción suena cuando la vemos a ella por primera vez, con la mente perdida, y también cuando Jasper la mata para que los que llegan no lo hagan de forma más cruel: There’s no time to lose, I heard her say. Catch your dreams before they slip away. Dying all the time. Lose your dreams. And you will lose your mind. Ain’t life unkind? Goodbye, Ruby Tuesday.

Y finalmente, tiene especial importancia un sonido. La esperanza. El llanto del bebé de Kee, al que Theo sigue para encontrarla a ella. El llanto que después hace que la lucha se pare y les abran paso. Cuando la película acaba y la pantalla se queda en negro, oímos las risas de muchos niños jugando (sonido que en realidad pertenece al comienzo de la canción Witness de Roots Manuva), y este sonido se intercala con el tema Bring on the Lucie, de John Lennon, que podemos relacionar con el problema de la inmigración: We don’t care what flag you’re waving. We don’t even want to know your name. We don’t care where you’re from or where you’re going. All we know is that you came. (…) Free the people now.

 

 

Quizás también te interese: Hijos de los hombres, puesta en escena

Anuncios

3 comentarios en “Hijos de los Hombres: elementos fílmicos

  1. Ðãnï Φi dijo:

    Hola Ana. He dado contigo por Twitter (vaya, qué raro, jajaja…) y como lo que tiene el hipermedia es que vas haciendo clic aquí y allá sin parar en busca de cosas interesantes pues he ido a parar con este análisis de los elementos fílmicos y también ese otro sobre la puesta en escena de uno de los largometrajes más agonizantes e intensos que he visto.

    Dada la extensión de los mismos y el cuidado y detallismo que has depositado en ambos, quería felicitarte por ello. Me gusta mucho cómo escribes, está claro de lo que eres capaz. Y en esta ocasión has sido capaz de hacerme revivir cada momento de la película, en algún momento incluso hasta el punto de sentir algo de ridículo por recordar cómo la viví en su momento, dejando de lado todo mi espíritu analítico, embebiéndome por completo en el protagonista y empatizando con él gustosamente.

    Es una película que sin duda merece esta meticulosidad para analizarla a fondo. Sobre todo por esas peculiaridades en los encuadres… Una de las cosas que más me llamó la atención fue justamente ese plano-secuencia final cuando salpican esas gotas de sangre. A la vez que me metió mucho más en la película, también me chirrió. Me chocó por la posición desde la que yo estaba viviendo ese final tan caótico. Yo seguí viviendo los sucesos desde la posición de Theo hasta ese momento en que se me puso la piel de gallina. Esas gotas hicieron que me siguiera sintiendo como Theo me transmitía, pero rápidamente me puse alerta y ya no me vi dentro de él, sino dentro de ese campo de refugiados. Fue un cambio bastante violento para mí, jajaja…

    Me alegra haber podido leer un análisis así, por ello te lo agradezco y te felicito nuevamente.

    ¡Un saludo! =)

    • Ana C. Callejo dijo:

      Hola Dani! mil gracias por tu comentario! La verdad es que alegra mucho ver que el trabajo de una sirve para algo : )
      Estos dos post pertenecen a un trabajo más extenso que tuve que hacer para la Universidad. Son sólo dos epígrafes de 25 páginas. Si te interesa mucho y te ves con ánimos te lo paso!
      A mí también me encantó la película. De hecho para el trabajo la vi como unas 8 veces seguidas tomando apuntes y aún así no me cansaba, siempre descubría algo nuevo.
      Gracias de nuevo!
      Saludos! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s