Hijos de los Hombres: puesta en escena

Children of Men, Alfonso Cuarón, 2006.

Los DECORADOS Y ESCENARIOS de esta película forman parte de la acción narrativa de forma dinámica. Prácticamente son un personaje más. Dado que el film está basado en el año 2027, tiene lugar la creación de un mundo artificial. Un universo nuevo creado por y para la narración de esta historia. Pero este nuevo mundo no se asemeja en absoluto a los que vemos en otras películas futuristas o de ciencia ficción. Al tratarse de un futuro no muy lejano, se utilizan los rasgos generales del presente pero con algunos cambios sutiles (Figura 1). Ocurre lo mismo con el VESTUARIO, que parece en consonancia con el tiempo y los personajes, pero que realmente no varía mucho del actual. Además, el hecho de que se narre la vida de un mundo devastado por la contaminación, hace que algunos elementos vuelvan incluso al pasado. Como resultado tiene lugar una extraña modernidad en la que reconocemos elementos del pasado (algunos coches no contaminantes que prácticamente son carros o la ausencia de teléfonos móviles), elementos del presente (coches y edificios actuales, pantallas con anuncios audiovisuales en las calles), y elementos que suponemos del futuro (extrañas pantallas de ordenador que parecen flotar, nuevos mecanismos en el interior de los coches, marihuana con sabor a fresa).

Figura 1

Las pantallas con anuncios audiovisuales mencionadas anteriormente, situadas en las calles y edificios de la ciudad, son un elemento importante dentro del decorado. Estas pantallas nos recuerdan constantemente los dos problemas más graves a los que se enfrenta el mundo: los inmigrantes ilegales y la ausencia de embarazos. Los anuncios se encargan de difundir el mensaje “denuncia a los inmigrantes ilegales”, y al mismo tiempo promocionan productos para lograr la eterna juventud. Estas pantallas se alternan con las noticias de radio y televisión que aparecen a lo largo de la película para darnos más información sobre lo que está sucediendo. El mismo papel juegan los cientos de periódicos que empapelan la habitación en la que encierran Los Peces a Theo al secuestrarle, y que son una parte importante del atrezzo. Otros objetos que operan de forma activa dentro de la acción son por ejemplo las jaulas en las que encierran a los inmigrantes, la botella que siempre acompaña al protagonista o el anuncio del perro desaparecido que Theo debe poner si desea colaborar con los terroristas.

En cada uno de los espacios que aparecen en la película se cuida hasta el más mínimo detalle, lo que ayuda a crear la ambientación adecuada. Como contraposición a la ciudad descrita anteriormente, en la que habitan personas obsesionadas con el futuro, se encuentra la naturaleza de la que vive rodeado el personaje de Jasper, el único que parece no preocuparse y que conserva el optimismo. Para comprender mejor la psicología de este personaje necesitamos conocer el ambiente que le rodea: una casa acogedora, cálida. Paneles solares en el tejado, a pesar de vivir en un bosque con altos árboles. Su plantación de marihuana. Su equipo de música con el que abstraerse del mundo (Figura 2). Otro escenario importante es el colegio en el que Theo, Kee y Miriam se encuentran con el policía. Podrían reunirse en cualquier otro lugar, pero el colegio deshabitado en el que ya nadie enseña ni nadie aprende es la excusa perfecta para que Miriam cuente a Theo cómo en los hospitales fueron disminuyendo progresivamente el número de pacientes embarazadas, y cómo es vivir en un mundo sin niños. Por otro lado,  debemos destacar la aparición en el Arca de las Artes de dos importantes obras de arte que pertenecen al primo de Theo, quien las ha rescatado de la destrucción: El David, de Miguel Ángel, y El Guernica, de Picasso. Su presencia en la escena supone un guiño al espectador (Figura 3).

Figura 2

Figura 3

A continuación analizaremos la ILUMINACIÓN de la película en base a cuatro características: cualidad, dirección, fuente y color.  En cuanto a la cualidad o intensidad, se trata de una película dura, con muchas sombras, contrastes y contornos señalados, a excepción de la última escena. En el momento en que Theo y Kee se encuentran en una barca en mitad del mar esperando a que un barco, cuya existencia real desconocen, vaya a buscarles, la escena se vuelve suave, con un contraste más blando y mucho más difusa, quizá tan difusa como el futuro que les espera a los protagonistas. Sobre la dirección de la luz, podemos destacar también un momento de esta misma escena. Cuando por fin los dos personajes se suben al bote, predominaría la oscuridad si no fuera por una luz cenital que ilumina a los personajes desde arriba (Figura 4). Cuando el bote se marcha, esta luz se queda alumbrando al personaje de Marisca, que decide no subir con ellos y quedarse en tierra. A lo largo de la película también se utiliza en varias ocasiones el contraluz como elemento para crear misterio o tensión. Un ejemplo es el plano en el que Julian y Los Peces secuestran a Theo. La sala está a oscuras, con un único foco como luz que está colocado justo detrás del personaje de ella. De este modo ni nosotros ni Theo podemos verle la cara ni saber quién es. Cuando por fin dice su nombre, pide que apaguen ese foco y enciendan la luz. En cuanto a la fuente de luz, obviamente se utilizan recursos artificiales, pero debemos tener en cuenta que la película está grabada en Londres, y que la luz natural de la ciudad, que se caracteriza por sus días grises, seguramente ayudó a crear el clima de oscuridad. Por último, resulta importante señalar el color predominante en la película. Seguramente para crear el efecto de contaminación y contribuir a su realismo, se hace uso de una gama cromática cercana al azul-verde.

Figura 4

En cuanto a la INTERPRETACIÓN, podemos decir que todos los actores se comportan de forma apropiada a la función de su personaje y en el contexto de la película que tratamos. Resultan importantes tanto la elección del actor como su caracterización a la hora de interpretar al personaje. Por ejemplo, en el caso del protagonista principal, Theo, una vieja gabardina y una barba de dos días le otorgan el estereotipo de hombre alcohólico. Pero la actitud de Clive Owen, que hace del personaje un hombre en el que se reconoce un atisbo de ternura cuando se reencuentra con la que fue la madre de su hijo, e incluso, su atractivo físico, hacen que este borracho llegue a convertirse en un héroe. Por otro lado, tenemos a Jasper, cuya interpretación corre por cuenta de Michael Caine. No podríamos entender al personaje de Jasper, un antiguo hippie, sin la melena y la barba descuidadas que luce el actor en la película, sin el espíritu de vitalidad que le otorga Caine, sin la expresividad que irradia, sin la empatía que el actor consigue con el espectador. Lo mismo ocurre con otros personajes como el de Kee, interpretado por Clare-Hope Ashitey, que obviamente no hubiera podido ser realizado por una chica que no fuera de raza negra; o el personaje de Julian, interpretado por Julianne Moore, que le hace justicia al personaje con una brillante mezcla de seriedad y elegancia.

Quizás también te interese: Hijos de los hombres, elementos fílmicos

Anuncios

Un comentario en “Hijos de los Hombres: puesta en escena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s