Buenos modales en las redes sociales

¿Tu TL de Twitter se llena de eternos agradecimientos entre usuarios por un #FF o un retweet? ¿Alguna vez te ha costado escribir vía online a un profesor o a tu jefe porque no sabías cómo referirte a él? ¿Conoces a alguien a quien no le haya hecho mucha gracia que se subiera una foto suya a Facebook sin su permiso? ¿Cómo escribes en Tuenti, sin abreviaturas o con ellas?

 

A todos nos han enseñado desde pequeños a tener buenos modales en la mesa, en casa de otras personas o en lugares públicos. Pero en lo que se refiere a redes sociales aún existen muchas dudas sobre la forma en que debemos comportarnos en ellas. No existe un código deontológico sobre cómo actuar en la red y, quizás, nunca no lo haya. Cada uno puede usar sus perfiles en las redes sociales como mejor le parezca, eso sí, teniendo en cuenta que en plataformas como Twitter todo el contenido es público.

A pesar de esta inexistencia de unas normas ‘legales’, muchos se pasan las horas muertas dando las gracias en Twitter. Algunos tuiteros deben tener la necesidad de expresar su eterna gratitud a cada uno de los #FF (Follow Friday), menciones o retweets que les hacen. Y un buen tuitero sabe que, si no da las gracias, al menos tiene que devolver ese RT o #FF en algún momento, por educación… Y qué decir de cuando alguien te hace un follow, que además de darle las gracias parece que te veas obligado a seguirle tú también, ¿y si no te interesa en absoluto lo que dice? Pues no le sigues y probablemente en unos días – quizá horas – te llegue el unfollow. Es la ley de la selva de Twitter. Existen múltiples artículos en la web que explican las distintas maneras de dar las gracias en Twitter; por ejemplo 7 ways to thank someone for a retweet. Y yo me pregunto: ¿somos tan educados en la vida real o esto es pura reputación online? (Y, ¿a cuántos unfollow me enfrentaré por haber escrito este párrafo?).

Klout es una de las muchas herramientas que permiten medir tu reputación y popularidad en las redes sociales. Clasifica a los usuarios de 1 a 100 según su estatus e influencia: te dice quién te influye y a quién influyes. Para ello utiliza información de tus cuentas de Twitter, Facebook, Google +, Linkedin, YouTube, Flickr, Instagram… Tuenti no está en la lista. Según tu importancia online, te dan medallas que puedes ir coleccionando. Y para los más rencorosos también existe who.unfollowed.me, para que sepas quien se ha atrevido a dejar de seguirte en Twitter.

En la red podemos encontrar muchos manuales de protocolo que, en su mayoría, suelen ser artículos de opinión escritos por algún bloguero. Google + también lanzó en agosto un manual de buenas maneras. También encontramos buenos artículos sobre protocolo online en Seguridad en las Redes Sociales, SEOriented y twittboy.com. De todos ellos he extraído los consejos más destacados y que más se repiten:

• Cuida la ortografía. Evita el lenguaje sms, la gente no tiene obligación de entenderlo.
• Elude las mayúsculas. Equivalen a gritar.
• Si tienes una página web o un blog no te dediques a publicitarlo constantemente en tu cuenta de Twitter o Facebook, puede resultar cansado y parecer spam.
• Respeta la intimidad y la privacidad de tus amigos. No les etiquetes en fotos en las que ellos no querrían estar o que puedan dañar su imagen.
• Cita siempre la fuente. En Twitter puedes utilizar la herramienta de mención (@).
• Preséntate. No des por hecho que mandando una petición de amistad con tu nombre e imagen de perfil esa persona va a conocerte.
• No insistas enviando peticiones de amistad que te son rechazadas. Respeta que hay gente que no quiere mezclar su vida personal con la laboral. ¿Y si tú no quisieras agregar a tu jefe a Facebook y él te invitara constantemente?
• Usa las opciones de denuncia cuando esté justificado. No realices acusaciones a la ligera.
• Lee las normas de uso de la red social en cuestión.
• Y por supuesto, respetar las opiniones de los demás o no faltar al respeto son normas básicas de educación que se aplican también a las redes sociales.

Parece obvio que las normas de conducta de la vida ‘real’ son extrapolables a la vida ‘virtual’. Pero también lo son cuando ambos mundos se cruzan. Me explico. No me parece muy lógico que alguien considere de mala educación no responder a una mención en Twitter y que, al mismo tiempo, esa persona sea de las que gritan hablando por el iPhone en un tren, ponen el móvil en la mesa del restaurante nada más sentarse, reciben llamadas en el cine e incluso en un funeral o hablan sin parar por el WhatsApp con un amigo cuando tienen a otro – de carne y hueso – delante. Considero que eso, sí que es de mala educación.

Publicado en Viernes Digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s