TVE: programas y series en la Transición

Programas, espacios de debate, documentales, series y otros formatos culturales calaron de lleno en la sociedad española durante la Transición. Es más, muchos de ellos han pasado a formar parte de la memoria colectiva de millones de españoles. TVE colaboró en estos años con los objetivos del Estado, creando un espacio público y democrático.

Programas informativos, de debate y documentales

Informe Semanal se emitió por primera vez el 31 de marzo de 1973 bajo el título de Semanal Informativo. Fue uno de los primeros programas de actualidad que supuso una ruptura en la manera de elegir y contar las noticias. Se abordaban temas que rara vez aparecían en los Telediarios (más condicionados al poder) con una gran frescura narrativa. Fue uno de esos primeros programas que empezaron una “Transición televisiva” antes de la muerte de Franco. Un ejemplo de cómo, con el paso de los años, podría llegarse al pluralismo y la neutralidad.

Los programas de debate de estos años, como La clave (1976-1983), enseñaron a los españoles a discutir en libertad y a escuchar las opiniones de los demás. La clave fue un programa moderado  y dirigido por José Luis Balbín, quien hasta ese momento había sido corresponsal del diario Pueblo. El espacio contaba con la emisión de una película que daba paso al desarrollo de un debate sobre temas hasta entonces censurados o prohibidos: los sistemas políticos, las dictaduras, el alcoholismo, el divorcio, las madres solteras, la homosexualidad, etc. Además, La clave solía contar con invitados de gran relevancia política, social o intelectual: presidentes como Adolfo Suárez, ministros, premios Nobel o figuras como Truman Capote. Más tarde llegarían otros espacios similares a TVE, como Su turno (1981-1983) o Si yo fuera presidente (1983-1985).

La clave

Vivir cada día (1978-1988) fue un programa documental de gran importancia sociológica que trataba de reflejar las condiciones de vida de los distintos grupos sociales de la época. Su director, José Luis Rodríguez Puértolas, venía de hacer ¿Quién es?, un espacio que pretendía mostrar a los españoles la vida de las personalidades políticas y culturales que pilotarían el paso a la democracia. Vivir cada día fue una aproximación a los muy diferentes campos profesionales y realidades de un país que se debatía entre la tradición y la modernidad.

 

Programas divulgativos y culturales

A caballo entre el documental y el programa divulgativo, se encuentra El Hombre y la tierra (1974-1980), el famoso programa de Félix Rodríguez de la Fuente que supuso el nacimiento de la conciencia ecológica, el amor por los animales y la conservación del medio ambiente en España.

El Hombre y la Tierra

Si durante la dictadura franquista los medios de comunicación debían evitar a toda costa cualquier asunto relacionado con fenómenos paranormales o esoterismo, Más allá (1976-1981) supone una ruptura con esta premisa al recuperar el gusto por la superchería y el espiritismo en plena Transición. El programa abordaba sin ningún tipo de complejo ciertas obsesiones hasta ese momento prácticamente prohibidas.

Encuentros con las artes y las letras (1976-1981) comenzó a emitirse en la segunda cadena con el objetivo de satisfacer el ansia cultural de un país que hasta ese momento había vivido en una dictadura. Fue un espacio que contó con la participación de destacados nombres del panorama literario y teatral. Si bien es cierto que tuvo que hacer frente a continuos cambios en la parrilla televisiva y a algunos actos de censura, como el que impidió la emisión de la entrevista a Montserrat Roig, periodista catalana marcada por sus ideas de izquierdas y por defender los derechos de la mujer.

El programa de divulgación sobre la salud Más vale prevenir (1979-1987) fue en origen una iniciativa del Ministerio de Sanidad. En él comienzan a ponerse de manifiesto temas que apenas unos años antes eran considerados tabú en la sociedad, como la sexualidad o el consumo de drogas. El hecho de emitir un parto o un monográfico sobre “el porro” causó bastante revuelo en la sociedad de la época, que poco a poco debía irse acostumbrando a los nuevos aires que traía la democracia.

Quizá fueron los jóvenes los que más rápido y mejor se adaptaron a este cambio. Para ellos también se emitieron programas culturales específicos para su edad. En la temporada de 1977 el Director General Rafael Ansón elaboró una parrilla para TVE 2 con programas culturales dirigidos a esos segmentos de población más comprometidos con el cambio. Nacen así espacios como Popgrama (1977-1981), con presentadores que ya no tenían que ser tan serios o convencionales y en los que se alternaban actuaciones, entrevistas y reportajes. En la misma línea se situaba Aplauso (1978-1983), cuya popularidad colaboró a potenciar el fenómeno fan y la cultura de discoteca (algunos de los bloques de su programa se grababan en la sala de fiestas Joy Eslava). El programa se convirtió en reflejo de las nuevas formas de expresión estéticas de la sociedad contemporánea que llevaron al nacimiento de las distintas tribus urbanas: punks, heavys, modernos…

Series de ficción y espacios infantiles

Las ficciones de la etapa hacia la democracia de TVE no son menos importantes, pues tuvieron gran calado en la sociedad y significaron una gran apertura temática. Paisaje con figuras (1976-1977/1984-1985), cuyo propulsor fue Antonio Gala, proponía un acercamiento a la historia y la cultura de España de la mano de personajes históricos y una gran variedad de tradiciones: musulmana, judía, cristiana, liberal, conservadora… Comenzó a emitirse en 1976 pero su fuerte carácter transgresor hizo que el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, suspendiera su emisión durante unos años.

Curro Jiménez (1977-1978/1981) fue posiblemente la serie de ideología de izquierdas de mayor éxito de la historia de TVE. Su protagonista, Sancho Gracia, se convirtió en una gran estrella mediática. Se trataban temas como la lucha de clases, el combate antiimperialista o cómo la unión del pueblo era el camino hacia la justicia. En esta misma línea se situó Fortunata y Jacinta (1980), enmarcada en un proyecto de producción de “grandes relatos” que emprendió TVE en los años de la transición a la democracia. Series que marcaban un cambio en el panorama estético, político y social de la época y que rechazaban las desigualdades sociales y el enfrentamiento civil.

Igualdad era precisamente uno de los conceptos que los muchos programas infantiles de la época trataban de transmitir a los más pequeños. El Gran Circo de TVE (1973-1983) tuvo un éxito inmediato en su sustitución a Los Chiripitifláuticos en la parrilla. En 1979 llegaría también Barrio Sésamo, programa educativo donde los haya que abogaba por la convivencia y siempre ha sido un ejemplo de producto exento de violencia verbal o visual. Más tarde aparecerían Verano Azul (1981-1982) y su recordado capítulo No nos moverán, o La bola de cristal (1984-1988), que continuó allanando tabúes sociales.

Alaska en La bola de cristal

 

Programas de variedades y concursos

Como se ha mencionado con anterioridad, el 15 de junio de 1977, día de las primeras elecciones democráticas celebradas desde 1936, TVE emite el programa Esta noche fiesta, que reunió, como si de una gala de nochevieja se tratase, a intérpretes como Julio Iglesias, Isabel Pantoja, Karina o Manolo Escobar. La expresión fiesta de la democracia, que hoy en día seguimos escuchando, pero que es desconocida en otros países europeos, cobra todo su sentido en esta época.

Dos años después, en 1979, se estrenaba Estudio Abierto, un talk show a base de entrevistas y canciones presentado por José María Íñigo, un presentador que ya se ganaba a la audiencia con su toque desenfadado, distinto a lo anteriormente establecido: “¿Razones de este éxito de público y de crítica? Quizás sólo una: la espontaneidad. Estudio Abierto no es un programa encorbatado, rígido y solemne. Con nosotros vale todo, absolutamente todo. (…) Yo me he equivocado un montón de veces y no ha ocurrido nada. En Estudio Abierto es quizá el único programa en el que alguien ha soltado sin querer un par de tacos seguidos. Y no ha pasado nada”. (ÍÑIGO, 1972: 21). Anterior a esta etapa es el conocido concurso Un, dos, tres… responda otra vez (1972-2004), que, a pesar de su temprana fecha de emisión, contaba con la presencia de jóvenes secretarias que aparecían en pantalla con llamativas minifaldas. Algo nunca visto hasta ese momento.

Estudio Abierto

 

Publicidad

Desde que el 4 de julio de 1976 el Rey Juan Carlos nombre a Adolfo Suárez presidente del gobierno, será la televisión la encargada de trasladar sus decisiones más importantes. Los carteles televisivos anunciando Habla el Presidente o El Gobierno Informa se hacen habituales. Toda esta operación era también planteada como una campaña publicitaria. En la etapa predemocrática lo primordial era conseguir notoriedad para los partidos y candidatos a partir de la reiterada aparición en los principales medios de comunicación. Tanto la prensa del momento como los historiadores contemporáneos han censurado en ocasiones el uso partidista que se hizo desde TVE. Aunque, lo cierto es que, en 1976, España aún no era un país democrático.

Política a un lado, también debemos señalar el papel de la publicidad comercial que se emitía en TVE, y que era un fiel reflejo de los cambios que se iban produciendo en la sociedad. Durante el franquismo la publicidad establecía unos marcados roles entre hombres y mujeres: ellas debían encargarse de cuidar a sus hijos y también a su marido, que era el que traía el dinero a casa. Y por supuesto, todos los nuevos electrodomésticos que llegaron con la modernidad los anunciaban las mujeres. Con la Transición, la publicidad empezó a eliminar ciertos tabúes sociales. Ejemplo de ello fue la aparición del primer anuncio de compresas en 1976, un tema hasta entonces prohibido explícitamente por la censura en todos los medios de comunicación. Un problema que la misma actriz que aparecía en el anuncio comentaba: “Hubo civilizaciones antiguas que consideraban impuras a las mujeres cuando tenían la menstruación. No está claro si por una cuestión de mentalidad o de higiene. Evax ya ha resuelto el problema de higiene. El de mentalidad, lo vamos resolviendo entre todos…” Con la transición hacia la democracia llegarían también a la publicidad los primeros desnudos y la mayor independencia de la mujer. Anuncios que dejaban ver los cambios que se estaban produciendo en el país. A pesar de ello, los roles asignados a hombres y mujeres en los anuncios siguen siendo hoy en día motivo de discusión.

Bibliografía:

DÍAZ, Lorenzo. 50 años de TVE. Alianza Editorial. Madrid. 2006

PALACIO, Manuel. Las cosas que hemos visto: 50 años y más de TVE. Instituto Oficial de RTVE. Madrid. 2006

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s