Josefina Carabias: corresponsal

DIEZHANDINO NIETO, María Pilar. Josefina Carabias: corresponsal. Asociación de la Prensa de Madrid. 2008

Josefina Carabias (1908-1980) fue una entrevistadora, cronista y corresponsal que, sin estudiar la carrera de Periodismo, se convirtió en una imprescindible de la prensa de la época. Con motivo del centenario de su nacimiento, la Asociación de la Prensa de Madrid reúne en este libro algunas de sus crónicas como corresponsal en Washington y París. Una selección realizada por María Pilar Diezhandino.

Josefina Carabias

Con la entrevista que Josefina Carabias realizó a Victoria Kent el día que esta fue nombrada directora general de prisiones – el cargo más alto en la administración española para una mujer hasta el momento – comenzó una larga carrera como periodista. En un periodo convulso, viviendo en un mundo de hombres y sin simpatizar con el régimen de Franco, Josefina impuso su estilo personal. Aunque de ideas feministas, nunca estuvo anclada al tema del feminismo. Mientras el resto de mujeres de las redacciones escribían sobre arte, literatura o temas femeninos en general, ella fue una redactora más capaz de cubrir cualquier tema. Fue corresponsal en Washington (1955-1959) y en París (1959-1967), en estas dos épocas escribió las crónicas que se tratarán a continuación.

Si hay algo característico de todas sus crónicas es la cotidianidad que reflejan. Relatan la vida diaria de la gente y sus costumbres con una prosa amena y ágil que se lee sin esfuerzo. La propia Diezhandino explica en la introducción cómo Josefina escribía lo que veía y nada más. Cómo, tal y como ella decía, cuando se dirigía a otro país olvidaba todo lo que supiera de él para ponerse a la altura del hombre de la calle más ingenuo. Es por ello que, aunque no sepas nada sobre la situación social o política del país en el que ella se encuentre, no existe dificultad alguna para entender la narración.

Sus crónicas desde Washington relatan hechos sobre los americanos que sin duda parecerían curiosos a los españoles. Únicamente los titulares utilizados, muy llamativos y atractivos, ya dan cuenta de este hecho: “Hollywood no existe”, “El presidente de EE.UU. tiene que ser guapo”, “La TV americana, escuela del crimen” o “Duelo entre mujer y hombre”, son algunos de ellos.

Pero con lo que sin duda pretende Josefina Carabias llamar la atención del lector español es con la comparación de las costumbres propias de españoles y americanos. De este modo, algunas de las crónicas explican las similitudes entre ambos y, otras, las diferencias. La crónica titulada “El libertinaje americano es pura leyenda” es uno de los textos en los que la autora pretende dar a conocer la verdadera situación familiar de los americanos, muy parecida a la española. Los describe como “decentes” y que sustentan un “hogar fuerte”, todo lo contrario de los que podía pensar el español de la época. “San Francisco: una Andalucía con chinos” es otro de los textos en los que lleva a cabo una identificación de los habitantes de ambos países.

Pero, como decía anteriormente, también en muchas crónicas opta la autora por explicar las diferencias entre el español y el americano. Diferencias que, indistintamente, suponen una crítica para unos u otros. Por ejemplo, la crónica titulada “Los derechos de los maridos son iguales a los de sus mujeres” supone un grito de Josefina hacia la mujer española, a la que explica sin rodeos la situación de la mujer en EE.UU., sin duda, mucho mejor que la de la española en cuanto a derechos y libertades. Por el contrario, en “En EE.UU. puede resultar una crueldad ayudar a un anciano” Josefina critica que los ancianos y discapacitados de allí no se dejan ayudar porque lo consideran una falta a su dignidad como personas.

Las crónicas escritas desde París, aunque de una mayor carga política por los hechos que allí acontecían, se acercan mucho a las anteriores. Se trata de textos que bien hablan de la posibilidad de una guerra civil en Argelia, como de un concierto de Los Beatles, del cambio en la mayoría de edad de los jóvenes franceses o de la nostalgia de los campesinos españoles que trabajan allí, definida como “una enfermedad que se cura con el tiempo”.

En definitiva se trata de una colección de crónicas cercanas, que relatan hechos curiosos o significativos y que pretenden acercar distintas formas de vida al lector español. Para ello, Josefina Carabias no sólo se centra en el hecho noticioso en sí, sino que aporta su propia valoración personal, su punto de vista y, en muchas ocasiones, las opiniones en forma de declaración de otros españoles residentes en EE.UU. o Francia. Es destacable también la gran diversidad de temas que trató y lo peculiar de sus titulares, que pueden resultar algo largos pero sin duda atractivos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s